Una conversación en torno a la música popular

Posted in Al pasar, Contingencia, General, Música with tags , on abril 6, 2012 by dacalle

Imagen

Juan Dacalle (Profesor): La pregunta sería, desde la perspectiva musical: ¿qué determina sonoramente la música popular contemporánea?; y, desde el punto de vista del oyente: ¿en qué deposita su fruición?

Dámaso Puebla (Escultor): Sería algo así como solucionar el problema de la creación musical: encontrar la clave que asegure el éxito de una obra.

Juan Dacalle: Bueno, no tanto, un diagnóstico sobre la situación más que la referencia a la creación musical exitosa.

Dámaso Puebla: Para mi la pregunta necesita una aclaración formal. Porque pienso que la música puede ser abordada desde dos perspectivas: 1° Estructural: su armadura en el pentagrama, y esto nos llevaría a una conversación sobre sistemas de organizar, relaciones de números, etc.; 2° Social: cómo se articulan, a medida que pasa el tiempo, los distintos procesos de validación de ciertas “convecionalidades” exitosas para el público, las asociaciones que hacen, los mecanismos de adecuación del oído de la gente, etc.

JD: Me interesa el segundo abordaje

DP: Me imaginaba. Pero también es importante saber cuál ha sido la función de los medios de comunicación, desde MTV, las disqueras, las estrategias de comunicación vinculadas a ciertos músicos, por tanto: la función de sus agentes de marketing. Es decir, algo así como lo que “se escucha mas”. Lo popular puede ser también una decisión de inversión en canales de difusión, mas que algo de la música misma, como los New Kids On the Block.

JD: Aunque resulta prácticamente imposible, intentemos dejar de lado la función del marketing como institución, abordemos el asunto como “red social de intercambio”.

DP: Aunque hay una diferencia entre una red social de intercambio y una operación de marketing, porque la segunda está determinada por la voluntad de ciertos agentes, la primera se da de manera espontánea.

JD: Esta segunda es la que me interesa. Y ya que veo que nos dirigimos a los oyentes: ¿cuál es la disposición espontanea contemporánea respecto de la música popular?

DP: Pienso que el “fenómeno” de los Wuachiturros es significativo (nunca pensé que diría eso)

JD: Sí, estoy de acuerdo. Pero el problema es la música popular en su sentido amplio, el wuachiturro es solo una parcela

DP: Sí, sí, voy para allá. Creo que es difícil hablar de épocas hoy, pero de todas formas existen ciertas “virtudes” que podemos reconocer como convencionales a un momento, como el “respeto a la diversidad”, “la búsqueda de un humano más vinculado con sus emociones”, mas “sensible” al medio, no tan perverso, etc. Pienso que la imagen que se genera acerca de lo contemporáneo para el lego descansa en la identificación mediática de estas virtudes, sean cuales fueren.

JD: Entiendo, pero esas categorías exceden el plano de la música. Digamos, serían especies de “trascendetales”. ¿De qué manera o con qué modificaciones podrían aplicarse a la música popular contemporánea misma?

DP: A ver, en el momento en que el público se identifica con un músico, algo así como el caso de Bono de U2, es porque ven en él, además de que “canta bonito”, que tiene una moral que lo respalda, una especie de microideología. Con REM pasaba lo mismo, con Pink Floyd, los Rolling Stones, etc.

JD: O sea, ¿la fruición contemporánea pasaría por la empatía?

DP: Yo creo que por la búsqueda de esta empatía, pero empatía con esta microideología que puede o no vincularse con los ideales de una época. Sex Pistols, no eran pop, todo lo contrario, pero se vuelven exitosos con esto. Ahora en particular, lo propio del pop es su agilidad de recambio, como la comida rápida: moda que se renueva.

JD: Estoy de acuerdo, pero chocamos con un problema radical: si parte de lo esencial del pop o de la música popular es la identificación con una microideología, y si consideramos esa microideología como un núcleo de sentido, entonoces no podría haber música popular instrumental. Y si la hubiese, los músicos debiesen tener una postura muy clara “fuera del escenario”.

DP: ¿Un ejemplo de musica “popular” instrumental?

JD: Inti illimai

DP: Pero nada mas dentro de cierta ideologia palimpsestiana.

JD:  El problema es que la música popular, entonces, no se sustentaría a sí misma.

DP: Exacto. Pero no es un problema, el problema es “en ” lo que se sustenta.

JD: Claro, claro… lo popular lo determinaría la fruición de un estado cultural. O, en su defecto, en una microideología.

DP: Pero Inti Illimani se sustenta en un cierto virtuosismo, y eso los elevaría bastante por sobre los Wuachiturros. Pero aún más: están sustentados en la figura de América conquistada, eso es doloroso. Creo que las imágenes en las que se sustenta cada sujeto es una imagen compuesta como las de Bergson.

JD: De acuerdo, pero volvamos a la empatía: ¿crees que hay géneros de música, a parte del popular, que se sustenten en aquella misma empatía?

DP: Creo que mucho se sustenta en la empatía, no sólo la música, las relaciones personales, la eleccion del menu de hoy, etc.

JD: Pareciéramos haber logrado algo no menor, una categoría fonomenológica de la música: la “empatía”; me gusta, pero necesitamos un apellido que la lleve a la música misma, para obviar su trascendentalidad equívoca. Sabes que me gustan las estructuras: necesitamos nombres.

DP: ¡Pero inventate uno! ¿“Empatía relativa”’

JD: Ya, me gusta. Pero ahora me gustaría algo más holístico… una teoría T de la música popular contemporánea.

DP: Uuh, bellísimo.

JD: Lamentablemente, ¿eso no se podría lograr antes de tener un acerbo de categorías no?

DP: Mas o menos. Debiésemos entender las categorías como condensaciones conceptuales, primero hay que ver qué ideas hay que condensar. Yo creo que hay que comenzar, simplemente, y con la necesidad de particularizar aparecerán las categorías, con las buenas preguntas.

JD: Pero, ¿crees que las categorías son condensaciones de fenómenos o condensaciones de ideas mismas? Porque el problema es que en música hay sólo forma, no una materialidad bajo la hegemonía del ojo.

DP: Claro, por eso te preguntaba lo primero, porque la música tiene eso de que es un poco abstracta y un poco concreta a la vez.

JD: Así es.

DP: Pero en verdad lo que se puede decir siempre son ideas, ¡o mejor toca la guitarra! A mi me pasa con la escultura. A veces tengo mucho que decir.

JD: Claro, pero creo ver algo complejo. Dejando de lado una finitud metafísica (el arte debe ser la concreción de lo infinito en lo finito), la escultura, en tanto permanencia del objeto, debiese permitir una mejor aproximación fruitiva, sin embargo, resulta todo lo contrario, ¿ no?

DP: Claro, la gente no toca una escultura, la mira, y con eso ya se aleja de la fruición y termina sintiendo con la idea que podría haber detrás la escultura. Es racional para muchos

JD: Atizbo intrincados parajes, amigo mío.

DP: Sí, los hay, pero siempre ha sido un placer caminar bajo el ramaje insondable. O mejor: Meterse en las patas de los caballos

Anuncios

“Un inmortal”: algo provisorio en que creer.

Posted in Contingencia on febrero 10, 2012 by dacalle

La “verdad” es una categoría filosófica, no es una palabra de la ciencia. Lo que hoy se entiende por “ciencia” enturbia la verdad… verdad es la palabra con la que se nombra la expresión de lo propio “inhumano”: no nombra lo humano, pues la palabra “humano” es monopolio del discurso que une al “inhumano” con lo más bajo en el ser humano: los instintos, el egoísmo y la podredumbre…  debe resistirse la categoría de “humano”: no somos “simplemente animales”.

Cuatro son las situaciones dentro de las cuales se dan verdades: la ciencia, la política, el arte y el amor. Una verdad es un trayecto subjetivo. La verdad no está “ahí afuera”, no se encuentra, si entendemos por encuentro algo que se descubra. La verdad no se descubre, se crea, se origina, es una creación subjetiva de subjetividades: crea sujetos (científicos, políticos –reales, no administrativos-, artistas y amantes) aunque no se pueda determinar, jamás, ese origen a ciencia cierta. La verdad surge de acontecimientos y cada verdad tiene su tipo propio de acontecimiento. Para la ciencia es el “matema”: un nuevo teorema, principio, solución; para la política es la “prescripción”: “los hombres son iguales”, “la justicia es posible”; para el arte es el “poema”: una nueva forma de configurar los colores, música rupturista, escalas dispuestas como nunca antes; para el amor es el “encuentro”: la constatación de la disyunción, del dos y de su diferencia. Un acontecimiento es algo nuevo en el mundo, algo inimaginable, inaudito… incalculable. Para el acontecimiento no hay palabras, no se puede comprender… no hay “sabiduría” ni conocimiento del acontecimiento: la sabiduría es la lengua o lenguaje de aquél que sirve a lo establecido, a lo calculado, lo medido: el sabio es el ropaje del mejor de los conservadores. Se debe desconfiar del sabio pues perpetúa el status quo que arremete contra el origen de lo original y nuevo. Para el acontecimiento sólo hay fieles, militantes de las verdades: aquellos que, sin cerrar los ojos, buscan las consecuencias de lo nuevo, hasta las últimas consecuencias. Transfórmese en un fiel, un militante de la verdad, de cualquier verdad, y ya no será un humano, será algo más que humano, un inhumano: un “inmortal”.

 

Explicación práctica del rechazo al sabio:

 

Respecto de la ciencia: El sabio transmite, enseña… es aquél que dice “ese problema no tiene solución pues es muy complejo”, aquél que se queda en una concepción arcaica del mundo e instruye cuando debe guiar, mientras cada día el militante fiel de la ciencia busca nuevas soluciones, desesperando en su laboratorio.

Respecto de la política: El sabio hace lobby, administra muy bien, pues no cree en la posibilidad de lo imposible, es aquél que dice “reformemos, legislemos, porque lo que hay, no se puede reestructurar, sólo modificar”, mientras el militante fiel de la política cree y se ejercita en la visión del futuro.

respecto del arte: El sabio copia y recopia, dice “estos colores no van juntos, estas notas no armonizan”, mientras el militante del arte prueba toda combinación posible.

Respecto del amor: El sabio acepta, dice “ese hombre no tiene dinero, no te conviene”, y no modifica su situación por temor a las reacciones y al qué dirán, mientras el militante del amor busca cada instancia para perpetuar ese momento de la primera mirada.

2012 y el fin de los tiempos

Posted in Al pasar on septiembre 29, 2010 by dacalle
Ya se ha extendido una cantidad descomunal de literatura de todo tipo en torno al posible “fin de los tiempos”. Recordando el símil del micro y macro cosmos, debo reconocer que, tal como en la “joven humanidad” se creyó en los mitos y la religión; yo, cuando era adolescente, creí en la astrología, el tarot y otras yerbas New Age. Viendo, sin mucha pasión, las películas y anuncios realizados los últimos 3 años, he encontrado un par de páginas que pueden ayudar a aminorar esa fiebre gringa por las conspiraciones y el terror -cuyo más conspicuo promotor fué el gran mitólogo y sacerdote George Bush-. La que más he disfrutado es una en la cuál un destacado científico, David Morrison,  desmiente una serie de preguntas  relacionadas con el 2012 y un posible planeta llamado Nibiru que podría chocar con la tierra y que, “sorprendentemente”, aparece en la MITOLOGIA sumeria. Dependiendo del grado en que el lector haya sido afectado por las tendencias noteamericanas a ver conspiraciones y actos terroristas en todos lados, este escrito lo ayudará: ya sea a reducir su pánico, ya sea a confirmar sus (in)fundadas sospechas. En cualquier caso, dejo una cita que se encuentra dentro de las respuestas de Morrison a las temibles preguntas sobre el “fin de los tiempos” (en el texto esta respuesta está referida a la interpretación de “la predicción del calendario maya” ) :

“He notado que el calendario que tengo en mi escritorio termina mucho antes, el 31 de diciembre del 2009, pero no interpreto esto como una predicción del Armageddon. Es solo el inicio de un Nuevo año.” David Morrison

Así que ya sabe: el 21 de diciembre de 2012, al menos según Morrison, Ud. estará a 10 días del fin del tiempo… luego… será 2013.

Saludos!

Time of your life

Posted in Música on julio 22, 2010 by dacalle

Saramago, la Biblioteca de Babel y el alef sub cero: una conversación

Posted in Al pasar, Literatura on junio 19, 2010 by dacalle

“Mestre Joglar: Mira la guea que subí sobre Saramago que escribió L’obsservatore Romano

Thornton Mellon: Voy

Mestre Joglar: …el Vaticano le pegó con furia ahora que murió, en twitter y en facebook, dejé la noticia y el enlace al texto.

Thornton Mellon dice:  Sí, lo ví pero no me metí, ahora voy… puta…debo ser sincero y confesar que no soy un amante de las lenguas…solo de algunas… y, la verdad, el italiano me carga…te juro que estudiaría japonés y coreano… se algo de griego, mucho menos de latín…pero aborrezco el italiano…

Mestre Joglar: jajjaa

Thornton Mellon: …es como algo de piel wn no sé.

Mestre Joglar: Me creería que existe una gueá que se llama google translate donde copiai’ la dirección y te lo raduce al español, así por ser?, digo yo…

Thornton Mellon dice: Voy a ver

Mestre Joglar dice: jajajajajajaa

Thornton Mellon: Yo uso esta wuevá sólo para ver minas en pelota…pa’ qué ma’?

Mestre Joglar: jajajajajajajajajjjaaja

Thornton Mellon: …fuerte lo de Saramago…

Mestre Joglar: Le pegan con todo

Thornton Mellon: La verdad, yo he leído “nada” de saramago.

Mestre Joglar: Loco, léete el cómo lo llama el texto: “El Intolerable Cain”…

Thornton Mellon: …toi’ inmerso en Borges hace tiempo, me succionó.

Mestre Joglar: Aps, es que Borges produce eso

Thornton Mellon: Sí… como que lo caga a uno

Mestre Joglar: Yo aquí tengo un texto de Sisico, físico, que calcula el porte de La Biblioteca de Babel

Thornton Mellon: jajajajajaja, esas wuevás me gustan

Mestre Joglar: …y fíjate que el ejercicio ociosos es interesante porque el gueón concluye que si pones un libro por átomo de materia calculada del universo conocido la biblioteca no cabe, y es lindo…

Thornton Mellon: jajajajajajajajajajajajaja

Mestre Joglar: …porque muestra que lo escritural borgeano como metáfora desborda factualmente lo real, ¿cachái’?

Thornton Mellon: Como chucha llega a eso!?

Mestre Joglar: Es un texto cortito voy a ver si lo encuentro en la web y te lo mando.

Thornton Mellon: Porfa…porque hay un supuesto sobre la materia que no logro captar…

Mestre Joglar: Cuál?, pero si los gueones han calculado la cantidad de materia posible en el universo conocido, si los gueones estan enfermos…

Thornton Mellon: …debiera ser una correspondencia biunívoca , algo que ver con el infinito
aaaahahhhhhhhhhh..entiendo!!!!

Mestre Joglar: …y los financian como no financian a nuestros enfermos filosóficos…

Thornton Mellon: …es que es “la materia conocida!!!”: si fuera la materia “haploos” [sencillamante, o en absoluto]…no habría problema: se hace la correspondencia biunívoca y resultarían infinitos tanto los libros como la materia…pero no conocemos toda la materia del universo, por tanto los libros exceden la materia “conocida”…

Mestre Joglar: Enfermo!

Thornton Mellon: No tú!

Mestre Joglar: Es que fíjate que los gueones de verdad han calculado la cantidad de materia posible…

Thornton Mellon: jajajajajajaja

Mestre Joglar: ;ahora, ése calculo funciona, sólo,  si no consideramos la teoría de la inflación…

Thornton Mellon: jajajajajajajaja

Mestre Joglar: Pero es una teoría relativamente nueva…

Thornton Mellon: wwwwwwwwwwuuuuuuuuuuajajajajjajaa, y me dices a mí enfermo!.

Mestre Joglar: Puta el güeón! jajajajjajajajjaa y qué querís? si todavía creo en la Verdad”

PS: Tuve fe, luego de mi conversación con el Dr. Joglar, en que era posible encontrar en alguno de los hexágonos más antiguos alguna iteración mejor estructurada que la expresada durante la conversación… y la encontré a costa del asesinato de su dueño, lo lancé desde un hexágono del circuito 51 49 hacia el infinito. Es, de hecho, exactamente igual a lo que podría haber sido la conversación, por ende, lo fué. De tal suerte propongo al lector seguir buscando el final de la conversación en otros hexágonos. Yo puedo ahora lanzarme al gran viento a encontrar al dueño para disculparme… antes de lo cual, dejo la referencia: La Matemática Biblioteca de Babel

Se despide,

atte. Mag. Mellon

Más música… Gilmour in concert

Posted in General on marzo 26, 2010 by dacalle

… pareciera que la música si ganándole a mis opiniones, y me celebro (un año más) con este tema del buen David… dedicado a la mujer que no ve este blog…

Smile– David Gilmour On an Island

Serviría esto
Para solucionarlo
Mientras el sueño te ha atrapado
Donde yo no estoy a la vista

Arrancaré
Tiempo para mí
Buscaré una mejor manera
Para encontrar el camino a casa
a tu sonrisa

Gastando días
En esta lucha
Siempre bien y mal
La mitad de la noche

Sin esperanza de recordar
A través de horas oscuras
Solo sacrificaremos
Lo que el tiempo nos permita
Suspiras … suspiras

Completamente Solo
Aun cuando estás justo aquí
Ahora es hora de irse
De tu triste mirada

Arrancarme
Tiempo para mí
necesitando una mejor manera
para encontrar el camino a casa
a tu sonrisa

Christmas Song — Jethro Tull

Posted in Música on diciembre 31, 2009 by dacalle

Un canción con un contenido tan (in)apropiado como bello de las festividades de fin de año… Es bueno saber que, a través de las épocas, siempre es posible encontrar espíritus a los que algunas personas podemos sentirnos ligados en el pensamiento tanto como en la música.

“Una vez, en la Ciudad Real de David
Se erguía un establo
Donde una madre sostenía a su bebé
Harías bien en recordar las cosas que él dijo después
Cuando estás hartándote en las fiestas de navidad
Te reirás cuando te diga que te pegues un salto
Olvidas el punto que, estoy seguro, no es necesario establecer
Ese espíritu de navidad no es lo que bebes
Así que cómo puedes reír cuando tu propia madre está hambrienta
Y cómo puedes sonreír cuando las razones para hacerlo están erradas
Y si yo me metiera con tus placeres irracionales, recuerda – si lo deseas-:
Esta no es más que una Canción de Navidad

!Oye, Santa! Pásanos esa botella, por favor.”

Feliz Navidad